LOS PRINCIPALES RECAUDADORES, ALBERTO Y EULALIO

Una tragicomedia llamada COIA sin control pero muchas dádiva$$$

996
Emilio Fuster, ministro anticontrabando con oscuros pasajes entre los truhanes trabajadores informales, más conocidos como los contrabandistas.
Germán Zonetti, coordinador del COIA, el que funge y el que finge ser el contralor. Otro gran caradura, descarado que se pasa simulando contraloría.

CIUDAD DEL ESTE (contrabando, por Carlos Roa) Los famosos puestos de control de la Aduana dirigido por la ex Detave hoy llamado COIA son puntos de reunión, donde los funcionarios de la COIA, estas oficinas que fueron construidas al lado de las carreteras como un puesto de control sirve simplemente para tener empleadas, 2 como mínimo y 2 secretarios para recaudar mientras los tekoreì de COIA salen a recorrer o simplemente esperan los viernes para pasar en la casa de algún pasero o trabajador informal de mercaderías traído de contrabando del Brasil para hacer la colecta y después despacharse cada uno a su casa.

 

Los puestos de control màs cercanos a CDE está en Hernandarias, conocido como puesto 32 con destino hacia Salto del Guairá, Cruce Carolina, Tavapy con destino a Encarnación y algunos otros lugares móviles con destino a Asunción, para identificar si qué empresa de transporte está viniendo y qué producto viene adentro. Es como si fuesen magos esto. Y estos están representados por un tal Zonetti, coordinador del COIA acompañado por Emilio Fuster, ministro Anticontrabando y una tropa de recaudadores, como ser Alberto López, Hugo Cabrera, Eulalio Ojeda, Roberto Romero, Antonio Valdéz y hasta un militar retirado de apellido Basán, que funge de seguridad ndaje. Además algunos secretarios, cuyos nombres publicaremos en la próxima edición.

Estos puestos de control que pueden ser usados para controlar la circulación de mercaderías que ingresaron de contrabando al país, fueron convertidos en “dormitorios” y punto de reunión de los integrantes del COIA. Aunque los funcionarios en realidad no se quedan a dormir en dichos lugares. Van a apartamentos lujosos en dúplex, o en habitaciones de hoteles de la zona.

Y estos puestos donde deberían controlar, nunca se hace nada, porque está todo arreglado, entonces no hay necesidad. El nuevo sistema que aplican los del COIA es realizar “recorridos”. Pero no precisamente para combatir el flagelo del contrabando y si para cobrar las “tasas” que imponen a los contrabandistas y comercializan los productos que ingresan en forma ilegal. Según cuentan, el tal Emilio Fuster es un gran sinvergüenza caradura, que apaña el contrabando, porque recuerdan el caso de los cigarrillos de Salto del Guairá, que pertenecían al clan Morán adquirido de Tabesa y éste recibía semanalmente la dádiva para pasarla bien. Y cuando supo que soltaron la sopa, pasó de finito al otro bando, de ser el truhan a integrar como parte del grupo de operaciones para combatirlo ndaje. Hypy, jaguá to ú nde bola Fuster, sos más sinvergüenza que muchos. Y de última, nos enteramos que agentes de Delitos Económicos, con su propio jefe, estarían involucrados con estos. EN LA PROXIMA EDICION averiguaremos los nombres de los agentes involucrados.

comentario

comentario

Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

¿30 mil dólares para COIA, Zonetti y otros?

CIUDAD DEL ESTE (mafia aduanera, por Carlos Roa) Documentos secretos a los que accedió est…