Y EL DENGUE, SARAMPIÓN, COVID-19 Y GRIPES?

URGENTE: insurrección popular para acabar con esta farsa

44

CIUDAD DEL ESTE (economía, por Esteban Roa) Hay que comprender que la realidad económica de Asunción y CDE son diametralmente opuestas. La capital del país vive de los impuestos y el Este vive del comercio. Pero resulta que tenemos a un desquiciado capitán, respaldado y considerado intocable por sus nexos con el vicepresidente, motivo por el cual este comandante de la Marina, Walter Díaz, hace y deshace, impidiendo trabajar a las personas con pretextos realmente mirabolantes y absurdos e inclusive trunca el trabajo de los periodistas con un supuesto decreto presidencial, ignorando a la Constitución, en su Art. 26 sobre la libertad de expresión y de prensa. Esto hace que el tipo sea un tarupido e ignoto y a su lado, el capitán de fragata Luis Torres.

 

El otro punto es que el contrabando pasa por otros puntos, como Ypehu y Pedro Juan Caballero, este último considerado bastión del mega empresario Antonio J. Vierci, dueño de la mayor fortuna del Paraguay. Vemos entonces que existen varios puntos de análisis en este tema, ya que es sabido que Vierci tiene el monopolio para nutrir a sus supermercados, muchas veces también con contrabando, habiéndose realizado inclusive investigaciones en ese sentido, que siempre pudo zafar con el pago de irrisorias multas y con el hake yayoleeta Ultima Hora pe o yahohechata Telefuturo pe. Mientras en el Este la ciudadanía está hambreada hace casi dos meses, con la frontera cerrada, sin poder trabajar, sin poder llevar el pan de cada día a sus hogares, viviendo de las famosas ollas populares en los barrios marginales, que también es Paraguay, verdad Ñarito, verdad Drogacio?, mientras este mega empresario y un grupito de privilegiados facturan millones a diario. CDE a diario tributa un millón de dólares para el Estado, pero el presidente Ñarito quiere pasarles factura a los esteños por haber tenido la osadía de votar en el opositor Miguel Prieto, en vez de un intendente colorado.

Es por todo esto que la ciudadanía debe hacer una patria nueva, provocar una segunda independencia nacional, saliendo a las calles para una insurrección civil. No estamos alentando a la violencia o haciendo apología al delito, pero sí entendemos la necesidad que haya cambios en el manejo del país. No puede ser que tarambanas atolondrados y tilingos como este capitán Díaz, hagan y deshagan en un punto estratégico como la aduana paraguaya en CDE, la más importante del país y de la cual depende el pulmón económico del Paraguay. También tengamos que decir a viva voz que los medios masivos como Abc, Ultima Hora, C9N, RPC, SNT, ya están todos comprados o alquilados por el Estado de Mario Abdo y su compinche Horacio Manuel Cartes, para que esto parezca no solo una pandemia, sino sea un holocausto del fin del mundo y así dejar a los ciudadanos con miedo, pavor, desquiciados y con terror. Para de esta manera las defensas de los ciudadanos esté por el talón y para que el supuesto virus o sea, bacteria, pueda ingresar al cuerpo de los paraguayos como Juan en su casa y dilatar pulmones hasta dejar sin aliento eliminando los 11 gramos del pulmó y ahí como dice el italiano Kaputt definito.

 

comentario

comentario

Mira además

Paraguay el que más gasta, pero no en favor del pueblo

CIUDAD DEL ESTE (salud corruptiva, por Carlos Roa) Los países de América Latina han gastad…