CRISIS MUNDIAL OBLIGA A EXTREMAR LAS PRECAUCIONES

Sepa como comportarse en el súper ante la pandemia del Coronavirus

19

CIUDAD DEL ESTE (realidad fatídica, por Esteban Roa)  La crisis del coronavirus nos obliga a extremar la precaución cuando salimos de casa, no solo para evitar contagiarnos, sino también y sobre todo para evitar contagiar a los demás. En actos tan cotidianos como hacer la compra en el súper, hay algunas prácticas de las que no somos conscientes y que pueden poner en peligro nuestra salud y la de las personas que están a nuestro alrededor. Es algo de lo que se dio cuenta “desde la rabia” la farmacéutica y experta en seguridad alimentaria Gemma del Caño, que cazó muchos de estos errores cuando ella misma hacía la compra.

Sé que entiende que es “porque no lo tenemos interiorizado y no somos conscientes”, pero advierte que es importante que “reflexionemos sobre estos gestos cada vez que vamos al súper” teniendo en cuenta que nuestro mayor miedo no debe ser contagiarnos “sino que nosotros contagiemos”, porque podemos ser infectados asintomáticos. Repasamos con ella qué son todas esas pequeñas cosas en las que nos tenemos que parar a pensar cada vez que vayamos a hacer la compra:

1 – No te toques la cara, no te toques la cara, no te toques la cara.

Es la recomendación más importante de todas y la que debemos tener siempre presente cuando salimos de casa. El coronavirus se transmite sobre todo a través de las gotas respiratorias que se propagan cuando una persona infectada tose, estornuda o exhala.

Estas gotículas caen sobre los objetos y superficies que rodean a la persona, de modo que otras personas pueden contraer la COVID-19 si tocan estos objetos o superficies y luego se tocan los ojos, la nariz o la boca. Por eso durante todo el proceso de compra debemos evitar tocarnos la cara con las manos, y en cuanto lleguemos a casa hay que lavárselas correctamente–con agua y jabón o con solución hidroalcohólica.

2 – Hablar por el móvil

Muchas veces aprovechamos que bajamos a hacer la compra para hacer llamadas por el móvil. O pueden surgirnos dudas y entonces llamamos a alguien para asegurarnos de que no nos falte nada. Del Caño explica que no hay problema en llevar el móvil, pero que es importante saber “que es uno de los focos de transmisión”. De esta forma, si tocamos el móvil con los guantes, ya quedarían las manos expuestas como si no los lleváramos. Otra práctica que podemos ver de forma habitual es la de bajarse la mascarilla para hablar por teléfono.

Del Caño recuerda que no podemos tocar la mascarilla por la zona central, sino que hay que quitársela por las gomas y “taparse la nariz y la boca con ella” cuando la llevamos. Al final, si nos tocamos la mascarilla para hablar con el móvil y tocamos el teléfono con los guantes y las manos, todas las precauciones que hemos tomado quedan inutilizadas. Del mismo modo, si estamos hablando con el móvil cerca de los productos, exponemos estos y la zona que nos rodea las gotículas que propagan el virus. Además, como ya hemos recordado en otras ocasiones, es recomendable mantener el móvil limpio y no compartirlo.

3 – Tocarte la mascarilla.

Las dudas sobre el uso de la mascarilla nos están trayendo de cabeza durante esta crisis sanitaria. Aunque hasta el día de hoy, la OMS señala que no es necesario utilizar mascarilla si no estás enfermo, tienes síntomas como tos o tienes que cuidar a alguien que tiene el virus, la organización continúa revisando estas recomendaciones. En España, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha abierto la puerta este viernes a su uso generalizado. Todavía no hay nada decidido, pero ha asegurado que se están estudiando “todo un conjunto de medidas” y ha admitido que esta es una de ellas. El problema es que a día de hoy no hay mascarillas sanitarias para todo el mundo. Esa es la razón por la que el Ministerio de industria, comercio y turismo ha decidido publicar una guía con indicaciones para la creación de mascarillas artesanales. Dejan claro que estas tienen “propósitos meramente higiénicos” y que “no es un Equipo de Protección Individual (EPI) ni tampoco un Producto Sanitario (PS)”. Preguntamos a la experta si es mejor ir al supermercado con una mascarilla casera, un pañuelo o bufanda, o no llevar nada.

“Si queremos ir a comprar con una mascarilla casera o un pañuelo de tela, ok, pero lo más importante es que no nos olvidemos del resto de recomendaciones”, señala. Así, recuerda que la mascarilla de tela no evita el contagio, pero puede ayudar a reducirlo como “una barrera más”. Eso sí, hay que seguir manteniendo la distancia de seguridad de metro y medio, y mantener una frecuente higiene de manos porque si no no va a servir de nada, e insiste: no hay que toquetearlas con las manos y hay que ponérsela y quitársela correctamente.

4 – El lío de los guantes.

Otro de los errores más frecuentes que comentemos al ir al súper es la forma en la que usamos los guantes. Del Caño explica que no es necesario llevarlos: “lo que hay que llevar es el cerebro”. “Cuando manipulamos cualquier cosa con los guantes, hay que pensar que estos ya son como la piel de nuestras manos”, insiste. Por eso, si llevamos nuestros guantes de casa y nos dan otros en el súper, es recomendable que nos los pongamos encima, de la misma forma que habría que ponerse otros más si vamos a coger fruta.

Hay quien decide llevar guantes de lana o piel de casa como medida de protección, algo que según la experta no sirve de nada. “Para eso mejor no llevarlos”, señala tajante. Advierte además que es un “riesgo y una imprudencia” manipular la fruta sin guantes, por lo que es importante ponerse siempre los de plástico que hay para coger fruta o una de las bolsas que se usan para pesarla.

5 – Marcha atrás en el pasillo

Otra de las “malas praxis” frecuentes es retroceder en un pasillo porque se nos ha olvidado algún producto. “Tenemos que ser conscientes en todo momento de que hay que mantener la distancia de seguridad”, que es de uno a dos metros. “Si paramos, y volvemos sobre nuestros pasos es fácil que nos choquemos con alguien e incumplamos esa distancia recomendada”, recuerda Del Caño.

Una recomendación para evitar el lío de carritos y cestas en los pasillos es dejarlos aparcados en un sitio que no moleste al tránsito, coger los productos y llevarlos al carro. De esta forma también podremos evitar cruces innecesarios.

 

comentario

comentario

Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

Un aduanero pobretón y embustero convertido en millonario coimero

CIUDAD DEL ESTE (Corrupción Aduanera, por Carlos Roa) Nelson Leonor Fleitas (Alias el Cabe…