UN ADUANERO LEPU´A RICOITÉ ASÝ

224

Con estos tipos de imprestables

realmente el Paraguay está en riesgo

CIUDAD DEL ESTE  (Judiciales, por Esteban Roa) Un verdadero vendaval de plata ye´u desde el comienzo de la era de honor colorado, manipulado por uno de los grandes estafadores del país, según cuenta el diario abc, Horacio Manuel Cartes Jara, que con su pandilla, utilizando métodos con rótulos de obras con el tembiguái Jiménes Gaona, otro sinvergüenza, caradura, se pasa diciendo “no, ya vamos mostrar los documentos” es que se me mojó en el saco y estoy mandando secar y planchar que se vea bien. Claro, excusas absurdas, ridículas y nefastas. Y no solo en obras es el plata ye´u, sino en general en el país, de la asunción de este lavador HC y su brazo derecho, J.O., el monje negro o el gran Maquiavelo.

Ahora vemos un pequeño relato, que ya no es sorpresa para los ciudadanos, que el jefe de riesgos de la aduana de la capital, Luis Roberto Pintos, a los 30 años, sin título universitario, acumuló G. 4.600 millones en bienes entre el 2014 y el 2017, después de que el Gobierno del Nuevo Rumbo le ubicó como jefe de Riesgos de Aduanas. Entre sus millonarias inversiones figura el Spa que montó para su esposa Nancy Chamorro quien aparece con él en esta fotografía. Tiene una fábrica de hielo, una colección de vehículos de alta gama, lleva vida de lujos, entre fastuosas fiestas y viajes de placer.

Es uno los investigados por la Fiscalía, pero la inacción de la Justicia le permitió estrenar una nueva casa de unos G. 1.000 millones el año pasado y una camioneta de unos US$ 50.000. y así es como va el nuevo rumbo de los grandes sinvergüenzas de este país. Mientras tanto el pueblo sigue arrodillado, sumiso y rintiendo pleitesía a estos badulaques, que deberían ser escrachados tanto él como su mujer, porque no solo usufructua el dinero malhabido de su cónyuge, a cargo de un puesto en la aduana que se llama riesgos ndaje.

comentario

comentario

Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

Catástrofe Sudaca de la historia

CIUDAD DEL ESTE (realidad fatídica, por Carlos Roa) Realmente los seres humanos tenemos qu…