BCPY, un programa ordinario y chabacano

6

DONDE EL CONCURSO NO ES EL BAILE, Y SI EL BLA BLA!!!

CIUDAD DEL ESTE (Arte y Espectáculos) Comenzó el Baila Conmigo Paraguay, que de baile no tiene nada. En estos días se vio el baile de la cumbia, donde algunos bailaban jeroky popó, pero no la cumbia. Pero sí en artes y espectáculos este es un programa con un tic de las antípodas, o sea, es un Sodoma y Gomorra, donde Calígula era el conductor en aquel entonces. En este programa, exhibido en horario estelar en el canal más visto del país, hombres y mujeres son denigrados de la peor manera, exhibidos en paños menores, bailando de maneras escandalosas, como si estuvieran en un cabaré para adultos, en fin, se trata de una pornografía total, ya sea de hombres, mujeres o el tercer género, los homosexuales.

Lo más repudiable de esta situación es que este programa es asistido por miles y miles de niños y niñas paraguayos, quienes tienen como grandes ídolos a los supuestos “bailarines y bailarinas”, e incluso tratan de imitarlos, lo que ya genera otro drama social llamado la pedofilia e incluso los embarazos precoces, ya que niñas de 11 y 12 años ya creen que tener relaciones sexuales es lo más natural del mundo. Nos preguntamos cómo es posible que no exista en el Paraguay un ente regulador de programas televisivos, que pueda emitir la censura correspondiente a este programa chabacano, que sólo enseña malas costumbres, el libertinaje sexual y sobre todo, el puterío, como si fuese Sodoma y Gomorra en los tiempos de Calígula y su caballo Incitatus, el senador de 4 patas, nombrado por el propio emperador romano. ¿Nos preguntamos qué van a elegir por la volada Milva Gauto, por el publicitario Bruno Masi, por la periodista farandulera, Carmiña Masi, la chica del barrio, y el trascendental profe Liruli Luli Calderini? ¿Será que van a elegir la mejor grieta de entrepiernas o el bastón de mando de las sungas?

comentario

comentario

Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

Catástrofe Sudaca de la historia

CIUDAD DEL ESTE (realidad fatídica, por Carlos Roa) Realmente los seres humanos tenemos qu…