Concepcioneros no tienen Defensa del Consumidor

1
La sucursal de la Compañía de Telefonía Tigo, de la ciudad de Concepción, funciona en la total impunidad
La sucursal de la Compañía de Telefonía Tigo, de la ciudad de Concepción, funciona en la total impunidad

La ciudad de Concepción es uno de los municipios que no posee un despacho dónde atender a los consumidores afectados por los atropellos de todo tipo de negocios que comercializan y ofrecen productos inservibles, a elevados precios.

La Ley establece que cada Municipalidad debe crear una dirección de Defensa del Consumidor. No obstante, la institución comunal de esta localidad optó por ignorar esta normativa, dejando a su suerte a los afectados por el comercio ilegal, quienes no tienen donde recurrir a la hora de realizar una denuncia o reclamar sus derechos en carácter de consumidor.

Recordemos algunas de las sanciones impuestas por la Ley 1334, de Defensa al Consumidor, que en su artículo 51 establece las atribuciones de las reparticiones públicas, de las penalidades determinadas por otras leyes y de la reparación de los daños y perjuicios. En ese sentido prohíbe claramente la exhibición, circulación, distribución, transporte o comercialización de productos, que infrinjan disposiciones de esta ley, al tiempo de ordenar la incautación de productos que infrinjan las disposiciones de esta ley, al igual que dictaminar el cese de la actividad de las personas o entidades en operaciones o acciones prohibidas en esta ley.

En ese sentido, la sucursal de la Compañía de Telefonía Tigo, de la ciudad de Concepción, funciona en la total impunidad, a raíz de la ausencia de las autoridades que deberían controlar y hacer cumplir los puntos mencionados más arriba. Esta empresa ofrece de internet y otros productos afines que son inutilizables, por el pésimo servicio que brinda a los clientes.

 

 

comentario

comentario

Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

¡¡¡NO TENGAN MIEDO A LA JERINGA!!!

¡¡¡Caros compatriotas: vacúnense!!! Esta es una recomendación para todas las edades, ya qu…