El San Quentin del Norte de pura fiesta

1
FOTO: Cárcel de San Pedro, donde ocurre de todo, con la connivencia del propio director, según las fuentes.
FOTO: Cárcel de San Pedro, donde ocurre de todo, con la connivencia del propio director, según las fuentes.

PETACA, RECOGIDAS, FUMATAS A PURO CASH

SAN PEDRO (Enviado Especial). La Penitenciaría Regional de San Pedro se ha convertido en un lejano Oeste, ya sea Kansas City, Laramy o El Paso, frontera con México. En esta institución reina la anarquía y los negociados, pero con la anuencia del propio director, según las fuentes. Alcohol, drogas, riñas entre internos, prostitución, sospechosas muertes que nunca han sido aclaradas son la constante en el lugar,  los presos duermen al estilo indio, cerrando apenas un ojo, o deben turnarse con sus compañeros de celdas para hacerlo ya que el peligro es permanente. La última «novedad» se dio entre los días 6 y 7 de marzo pasados y fue la fuga de Pedro Pablo Gimenez Llanes, condenado a 12 años de cárcel por los hechos punibles de Homicidio Doloso y Tenencia de Sustancias Estupefacientes. De hecho el reclusorio de San Pedro no es el único en esta situación, todo esto ocurre en todas las demás diseminadas por el país. Todo esto gracias a la complaciente y cómplice mirada del Director General de Penitenciarias Artemio Vera, un malabarista en los negociados, que estuvo como “o chefao” de Tacumbú City. Este personaje hace la vista gorda, ya que, según nuestras fuentes, recibe mensualmente jugosos aportes de los colocados por él como Directores de estos antros. En estas instituciones penitenciarias todo tiene precio y las recaudaciones son enormes y estas son las razones por las que muchas informaciones se manejan con total hermetismo. La verdad de la milanesa es que los puestos por Artemio Vera se forran rápidamente al frente de estas cuevas de corrupción y el Director General no se queda atras. Actualmente la Penitenciaría de San Pedro se halla intervenida y es de suma urgencia que la Ministra controle muy de cerca a su «interventor» Enrique Sosa ya que este, siempre según nuestras fuentes, se mantiene encerrado en una oficina sin salir a interiorizarse cabalmente de lo que realmente ocurre en este lugar, haciendo la vista gorda y solamente extiende su mano derecha, recibiendo las dádivas, por esto el temor de la población y de algunos internos, cuyas identidades nos reservamos por obvias razones,  es que luego de algunos días o semanas el «interventor» informe que «aquí no ha pasado nada» pues es lo que más agradaría al Director General, así se mantendrá intacto el equipo de recaudación. Vamos a ver si la Ministra toma cartas en el asunto.

comentario

comentario

Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

Catástrofe Sudaca de la historia

CIUDAD DEL ESTE (realidad fatídica, por Carlos Roa) Realmente los seres humanos tenemos qu…