DEPILAION CON AZUCAR O “SUGARING”

Una receta casera para eliminar para siempre el vello no deseado

22

CIUDAD DEL ESTE (Salud, por Médico Ñana´i) La mujer es un ser hermoso que se preocupa por tener su cuerpo bien cuidadito, pero en ocasiones esto se le puede poner un poco difícil por motivos de que no pueden deshacerse de esos vellos no deseados que le salen en algunas partes de su cuerpo. Es por ese motivo que muchas chicas sueñan con descubrir una sustancia que les ayude a deshacerse para siempre del vello no deseado.

Pensando en ustedes es que hoy le traemos un método muy eficaz y de bajo costo, para eliminar el vello no deseado de una vez por todas. Se trata de la depilación con azúcar o sugaring. A continuación te explicamos cómo deshacerte del vello no deseado en cualquier parte de tu cuerpo.

INGREDIENTES:

50 g de agua

200 g de azúcar.

50 g de miel líquida

MODO DE PREPARACIÓN:

Lo primero que debes hacer es mezclar el agua, la azúcar y la miel en un tazón pequeño que quepa en el microondas. Luego calienta la mezcla en el microondas a temperatura media, por 5-10 minutos.

Debes sacar el recipiente varias veces por minuto y agitar el contenido. Cuando la mezcla se vuelva espesa y adquiera el color ámbar, puedes sacar de forma segura el recipiente del microondas. Debes dejar que la pasta se enfríe durante 5-10 minutos.

Luego envásalo en un frasco de vidrio con una tapa hermética.

La pasta puede mantenerse en el refrigerador durante 30 días.

MODO DE APLICACIÓN:

Lo primero que debe hacer es aplicar la masa pegajosa en contra del crecimiento del cabello, en forma de una capa delgada.

La depilación debe hacerse en dirección del crecimiento. Por ejemplo, si te vas a depilar las piernas, será de arriba hacia abajo.

Después del procedimiento, lava la pasta depiladora y aplica una crema hidratante. Para utilizar la pasta la próxima vez, solo debes calentarla en el microondas y listo.

comentario

comentario

Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

Una lección de cómo tratar a las mujeres en su periodo

CIUDAD DEL ESTE (realidad fatídica, por Carlos Roa) Una mañana Ramón notó, al bañarse, que…