POR FALTA DE CONTROL NADIE RESPETA LEY DEL TRÁNSITO

1

Irresponsabilidad en el tránsito deja

mutilado futuro de muchos paraguayos/as

CIUDAD DEL ESTE (realidad fatídica, por Esteban Roa) Es realmente lamentable la inconciencia de muchos motociclistas, que exponen a la muerte a sus propias familias, violando la ley de tránsito. A diario, vemos a motociclistas circulando sin luces, sin cascos, en zapatillas, ni tampoco con retrovisores, llevando a bebés o criaturas pequeñas, sin chapa, sin habilitación, sin registro de conducir, pero con un 20 mil en el bolsillo para apaciguar estas violaciones a su verdugo, que sería el policía de tránsito o de la propia Caminera, en las carreteras del país. Sobre este tema ya escucharon alguna vez que algún senador, diputado o político puso en carpeta encima de una mesa redonda un proyecto donde se pueda anular estas irregularidades y dejar de una vez por todas que por culpa de esta práctica nefasta por lo menos pueda haber más remedios, insumos para aquellos ciudadanos que ya padecen una enfermedad por la edad, mientras tanto en los hospitales regionales en la sección trauma vemos más una vez un conductor de una moto que atropelló o le atropellaron, que perdió la pierna o el brazo, que necesita platino y clavos de elevado valor y estos gastos superfluos que ocurren día a día en nuestro país no debería ser si las autoridades hubiesen exigido el cumplimiento a cabalidad de las normas y reglas de lo que es conducir un biciclo por un ciudadano/a con responsabilidad y todo el respeto hacia terceros. Es hora que se pongan en acuerdo y no solamente tratar de buscar aipó abrazo republicano que también es absurdo, mentiroso, un abrazo sin zapatilla, sin chapa, sin chaleco, sin retrovisor y sin casco, es un abrazo solamente para engañar a los cientos de personas ignorantes de este país para que estos puedan seguir disfrutando de la buena vida y pasearse en buses expreso Paraguay o Sol, ¿verdad Horacio?

comentario

comentario

Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

Una lección de cómo tratar a las mujeres en su periodo

CIUDAD DEL ESTE (realidad fatídica, por Carlos Roa) Una mañana Ramón notó, al bañarse, que…