UNA LUZ AL FINAL DEL TÚNEL

Hospital San Jorge de Asunción, el salvador de corazones dañados

19

CIUDAD DEL ESTE (Salud, por Carlos Roa, médico Ñana´i) Hoy amanecimos con una nueva esperanza, donde buscaremos soluciones para la gente más carenciada y trataremos de ayudar a las personas que padecen de la obstrucción de las arterias debido a la mala alimentación, comida chatarra, carne gordurosa, y requieren de una angioplastia vía catéter (angioplastia es un procedimiento para abrir vasos sanguíneos estrechos o bloqueados que suministran sangre al corazón. Estos vasos sanguíneos se denominan arterias coronarias) debiendo recurrir a los hospitales públicos, principalmente debido a las dificultades en conseguir la atención de un cardiólogo, profesionales altamente cotizados y que están en falta en el mercado laboral, además de que tiene un costo elevado consultar con los mismos.

Pero gracias a una entidad ubicada en el barrio Campo Grande de Asunción, la Caballería, está el hospital San Jorge, donde funciona el Instituto Nacional de Cardiología, en donde mediante a los médicos, enfermeros, personal de blanco, en dicho lugar, que están trabajando día y noche en beneficio de la población más carenciada, haciendo una labor loable, filantrópica y salvando muchas vidas. Esto realmente debería ser destaque en los grandes medios de comunicación, como Abc, Ultima hora, Telefuturo, etc, para darle un realce a estos incansables trabajadores del hospital San Jorge y que toda la ciudadanía vea qué tipo de gente ayuda al pueblo paraguayo necesitado de atención médica.

Ahora bien, también daremos una recomendación con un jugo elaborado en base a ajo, jengibre y limón. La combinación de ajo, jengibre y jugo de limón es perfecta para eliminar el exceso de grasa que tiende acumularse. Necesitarás cuatro limones con cáscara, 4 ajos grandes enteros, 1 raiz de jengibre, 2 litros de agua limpia. Lava los limones y córtalos en trozos; pelar el ajo y agregar a los limones y jengibre en licuadora. Luego sumar 2 litros de agua caliente, hasta el punto de ebullición. Dejar enfriar. Cuela con colador y dejar reposar. Consumir a la mañana siguiente. Beber un vaso cada día, con el estómago vacío. Siempre agitar bien la botella. Efectos se notarán al tercer día de consumo.

comentario

comentario

Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

Un Kit protector eficiente para el sistema digestivo

CIUDAD DEL ESTE (Salud, por Carlos Roa) Este es un mensaje para todos los lectores de la V…