Las mulas y marionetas y mascotas del chapo HC

13

VIVA EL CIRCO DE HORACIO

CIUDAD DEL ESTE (politiquería, por Carlos Roa) Realmente es una pena hoy día decir que somos paraguayos. En 1811 era totalmente adverso, el ser paraguayo era un orgullo, era un honor porque eran valientes cuando en la contienda chaqueña demostraron que no necesitaban de un AR-15, un mortero antiaéreo, un .50 ni tampoco unos F-18 para vencer al enemigo. Lo hicieron con estrategias, con coraje y muchos de ellos con un simple machete. Hoy un granuja conocido como Horacio tiene un sinfín de adulones y mercenarios políticos, que se creen omnipotentes y sabichondos, sin embargo son simplemente las mascotas de este tarantúpido imprestable que se hace llamar de presi. Y veamos quiénes son sus mascotas preferidas, las mulas Malicha Chupeta, Chucky Sama, Cristi la Vete rinaria, Zull Gomz, Per l Vazquete, Blanquita Fonse la siliconada, Mirtha Fusinki, Blanki 2 de Mingallero, y otras, como Ña Malandra del Este.

Y el equipo de sus marionetas encabezado por Pedro Alienígena, Santi la peña de la pachanga, John Monjes, Brad Pig Llan-o, Beto apu´a, Zaca mariposón, el cabelludo monje negro a quien lo trata de estúpido y pelotudo cuando lo reta, pero el otro ni ahí porque cada reto vale millones de dólares, como lo dijo Enrique, Oscar Peluquín de Luque, Vic Boga – do, Enz Cardo-zo, Nelson Gallinagalde José Guacha – bóveda de la ignorancia, entre otros, que son la nueva especie de mascotas que tiene el metiche chupín que quiere bajo todas maneras violar la constitución de punta a pértigo, haciendo un rombo en el trasero del pueblo para demostrar que su “valentía” y su coloradismo es lo que prima para gobernar este país. Raro, pero es inconfortable pensar que para muchos colorados el ser buen colorado y buen patriota uno tiene que ser tembiguái, hurrero, sinvergüenza, estafador, traficante de influencias para la coima y arreglos florales. Viva el Circo de HC!!

comentario

comentario

Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

Catástrofe Sudaca de la historia

CIUDAD DEL ESTE (realidad fatídica, por Carlos Roa) Realmente los seres humanos tenemos qu…