LOS OLIGARCAS Y SUS MARAS

0

maras

Los maras paraguayos

Mara Proviene de la palabra marabunta un grupo de hormigas migratorias que arrasan cuanto encuentren a su paso. Cabe señalar que la relación entre el término «mara»[cita requerida] y dicho grupo de animales es absolutamente metafórico, haciendo referencia este al origen de las bandas callejeras en diversas ciudades de los Estados Unidos de América. Grupos formados por jóvenes latinoaméricanos, procedentes de los masivos movimientos migratorios de mediados del s. XX, no parecían tener freno a su paso, que sirven a intereses ajenos para crear caos y desorden. Muchos de estos jóvenes delincuentes fueron deportados por el gobierno de EUA a sus países de origen dando lugar al nacimiento de las «maras» en latinoamérica. Sin embargo en nuestro país los maras son un poquito diferentes, o sea, viven haciendo camorras y viviendo de las tetas del estado, pero con el seudónimo de hurreros politiqueros. O algunos con el rótulo de asesores ndaje. Como el caso de itaipu, yacyreta y los entes públicos, donde el asesor nada tiene que ver con la cuestión. En Itaipu existen decenas de hurreros que ganan 40 a 50 millones mensual, pero no entienden un ápice de energía limpia ni sucia, ni siquiera cuantos volts tiene una pila chica. En su mayoría son carniceros, yuyeros, churreros, vendedores autónomos, lustrabotas, pero sin desmerecer esas profesiones, pero estos maras son especialistas en mitines políticos por sus patrones.

Resulta ser un poco màs trágico que los maras hondureños, salvadoreños y latinoamericanos, ya que èstos maras paraguayos desangran al estado, saquean las arcas del estado en connivencia con las autoridades de turno, y dejan al pueblo en un estado de miseria y sin derechos, todas las seccionales del país, ya sean liberales, colorados, encuentristas, frente guasu, y otros.

comentario

comentario

Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

Los monotemáticos del Norte!!!

CON EPÍTETOS DE ESPERANZA EMBAUCAN, ENGAÑAN Y MIENTEN!!! SANTA ROSA DEL AGUARAY (realidad …