MONUMENTAL FRAUDE Y CINISMO DE LOS COLO´O

20

La democracia actual donde el perdedor

es el presidente de la República

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

CIUDAD DEL ESTE (política y politiqueros, por Carlos Roa) Hoy 30 de abril se conmemora en Paraguay el día del maestro y genera en los ciudadanos una ambigua emoción, cuando vemos que el título del rótulo dice maestro y maestros son aquellos que saben enseñar y que enseñaron siempre a cabalidad a muchos ciudadanos el aprendizaje de la vida. El conocimiento de cada uno de los que pasaron por la escuelita, el cole y la facu, y ahí llega una palabra a la que me gustaría dar un refuerzo de sorpresa cuando se habla de la democracia en Paraguay. ¿Y qué es la democracia? Un Sistema político que defiende la soberanía del pueblo y el derecho del pueblo a elegir y controlar a sus gobernantes. Sin embargo en este embate último, donde peleaban por el sillón embrujado del Palacio de los granujas apareció algo muy estridente, en donde 99% de los paraguayos vieron que ganó Efraín Alegre (liberal), pero sin embargo el presidente es Marito Abdo Benítez (colorado).

Y nos preguntamos, ¿esto es democracia, o es parte funcional de la democracia? Donde uno pierde pero gana igual que gracias a las grandes maniobras ocurridas desde un principio en las mesas de votación, en las bocas de urnas, en las encuestas programadas, y en medios que se encargaron de manipular el cerebro de los votantes, ya que le hacían llegar informes manipulados con un solo sentido, de llevarlos al zanjón. Esto después fue vaticinado por Jaime Bestard, vocero del TREP, que si algún sicólogo lo miraba a los ojos, daría un diagnóstico que sus ojos brillaban y en el fondo de sus pupilas había una $ de dólares. Y salió a vociferar que ganó Marito y que definitivo e incuestionable. Nos preguntamos quién es él para hacer estas afirmaciones. Un personaje intrascendente, un semejante igual a muchos, que también lo usaron a este tembiguái como el soplón del monumental fraude que se vio a través de las redes sociales.

Y fue allí que cayó la ficha; ¿porqué Cartes no aprobó el proyecto de ley de resguardo de los boletines de voto, hasta 6 meses después de finalizado el escrutinio, que son las evidencias centrales del voto ciudadano? Este proyecto fue sancionado por el Congreso, sin embargo, misteriosamente Cartes vetó y que da la sensación que el plan del fraude ya estaba en marcha. ¿Quién dice que en las mesas de votaciones no estaba el alma de Judas? ¿En el vehículo que transportaba desde todos los lugares de votación hasta el TSJE las actas electorales ya no venían manipuladas, donde choferes o auxiliares ya estaban bolsilleados? ¿Quién dice que los que estaban en las mesas ni siquiera sabían sumar y cada rato se equivacaban cuando llegaba a la lista de Efraín Alegre de que 25 mas 30 es 55, pero ellos ponían 18? Y cuando llegaban los boletines de la ANR y se contaban, cuando era de Marito, si había 14 mas 13, le ponían 71. Y cuando llegó el momento de cuestionar esta situación, decían perdón, me equivaqué de vuelta, no sé sumar.

¿Y como fue que le dieron la oportunidad de ser parte de una elección? Esta es la democracia en Paraguay, donde el ganador es el perdedor y el perdedor es el presidente de la república. ¿Será que esto es la democracia? ¿O será que todavía tenemos que ser tan idiotas de creer que no podemos sacarnos esta enfermedad, este cáncer que padecemos desde hace mucho tiempo que se llama fanatismo, donde miramos el color y no la patria? Donde pensamos que el vecino nuestro, por ser liberal u otra ideología política, ya es nuestro enemigo. Si así es la definición de la palabra democracia, entonces tenemos que volver o tratar de cruzar el mar rojo con la bendición de Jesus, porque sin él vamos camino a una revolución social que en cualquier momento puede llegar a ocurrir, cuando éstos impresentables una vez más pisoteen nuestro derecho más fundamental, que es el voto y tenernos como un PH un papel higiénico para limpiarse el culo con ideas mirabolantes, con intenciones macabras como de nombrar a Horacio Cartes, Nicanor Duarte Frutos como senadores activos. Esto traerá casi seguro un nuevo enfrentamiento entre paraguayos que se dibujan por el color y que uno de ellos y muchos, los dos propios, apañan a personas con títulos de parlamentarios pero más sucios que palo de gallinero, son corruptos, sin – vergüenzas y vividores de este estado tan glorioso y sufrido como es el Paraguay.

comentario

comentario

Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

Catástrofe Sudaca de la historia

CIUDAD DEL ESTE (realidad fatídica, por Carlos Roa) Realmente los seres humanos tenemos qu…