Ostentar un título no implica ser una persona educada

6

EL TITULO

Por Carlos Roa.

Existe una gran diferencia en tener un título universitario y ser una persona con educación. Una cosa no implica la otra, es decir, vemos en nuestro país una gran cantidad de personas con diplomados de cartulina, quienes sin embargo carecen de las normas básicas de educación y convivencia pacífica de los demás. Una persona puede, sin haber pisado una universidad o una facultad, ser honesta, seria, trabajadora y responsable, cuando que sabemos que existen muchísimos supuestos licenciados, doctores, ingenieros, masters y graduados de títulos pomposos, quienes carecen de la educación básica que nos distingue como seres humanos.

Por eso decimos que los buenos modales deben ser la expresión de nuestro «patrimonio interior». Una persona debe ser educada, independientemente de su posición social o de su nivel económico. Los buenos modales no están reñidos con la posición de una persona, o al menos no deberían estarlo.

Está claro, que la gente con mayores posibilidades, tiene acceso a una educación mejor, pero los buenos modales, es algo que se puede aprender simplemente mirando, fijándonos en las personas educadas y correctas. Ir lujosamente vestido, con ropa cara, joyas, u ostentar un título universitario, no sirve de nada cuando se actúa de forma incoherente e incorrecta. Hay personas que con solo abrir la boca, ya estropean toda su imagen exterior. Ser una persona educada no es tan difícil. Simplemente debemos saber respetar, saber sonreír, incluso en los peores momentos, saber saludar de forma correcta, saber controlar las palabras, para no herir a los demás en sus sentimientos.

Por eso decimos que hay muchos universitarios que deberían de saber que la universidad no corta orejas y que deberían poner más empeño en ser personas con educación y no apenas seres con un diploma de cartulina. Ahí es la diferencia de un arandu ka´aty, por excelencia.

comentario

comentario

Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

Catástrofe Sudaca de la historia

CIUDAD DEL ESTE (realidad fatídica, por Carlos Roa) Realmente los seres humanos tenemos qu…