POLUCIÓN SONORA CON MARIHUANA, COCA Y UN PUTERÍO

279

Un evento de altos decibeles amparado

por fiscal, muni y dirigentes del “3”

CIUDAD DEL ESTE (realidad fatídica, por Carlos Roa) Los ciudadanos paraguayos realmente estamos siendo avasallados por extranjeros, costumbres y realidades fatídicas, incómodas y hasta se puede decir maliciosas. Fue lo que ocurrió el sábado por la tarde, desde las 16 hasta el domingo de las 3 de madrugada, en el estacionamiento del club 3 de febrero, donde una empresa brasileña, que según funcionarios de migraciones, no tenían el panorama de que estos ingresaban para trabajar y no para hacer turismo, ingresando con un feroz camión, conocido como la carreta treme treme, donde en sus actuaciones causa disturbios sonoros con sonidos estridentes e inclusive, desrespetando al ciudadano paraguayo, que tiene que trabajar de 6 a 6 y se cobija en su casa para descansar para el próximo día. Esto no fue así y lo peor de todo que los propios encargados del club 3 de febrero no supieron ver el caos que estaban creando al alquilar el local a este tipo de eventos, desrespetando sus ciudadanos vecinos, queridos hinchas del club 3 de febrero y para empeorar aún más, a los pacientes del hospital del Area 2, quienes se vieron violados en su derecho al reposo.

Fueron centenas y  centenas de pobladores esteños que expresaron sus quejas, utilizando las redes sociales, en donde lamentaban la situación. El día sábado a la noche, el ciudadano Carlos Esteban Roa, llamó a la fiscal de turno Juliana Giménez, porque su madre de 86 años, Doña Juana, se encontraba de visita en su casa y con el estruendo se puso mal la señora, debiendo ser llevada de urgencia a Brasil para recibir atención médica. Ante esto, el señor Roa llamó a la fiscal Giménez para que dé un basta a la situación, pero ella con voz altanera respondió que no puede hacer nada porque no está facultada para ejecutar la ley 1100/97 que prohíbe la polución sonora, diciendo que los únicos autorizados a intervenir serían los fiscales de la municipalidad ndaje. Sin embargo, como seguían lloviendo las quejas en redes sociales, en comisarías, en el vecindario del barrio Obrero, también donde lamentaron la actuación de la familia Aranda, que permitía este tipo de atropellos, esta tuvo que finalmente allanarse a la presión y actuar de oficio, pero recién el domingo a la tarde. Además, en esta fiesta hubo de todo un poco, según manifestaron algunos que estuvieron reportando a nuestra redacción que corrió la marihuana, la coca, la efedrina, borrachines, en fin, de todo un poco, en una farra de Sodoma y Gomorra, donde todo parecía permitido. Además cabe mencionar que estos perturbadores de la paz pública no tienen licencia en Brasil para actuar con su treme treme, por lo que vienen a Paraguay a romperle el tímpano a las pelotas.

Recién el domingo a las 18:00 horas la fiscal apareció gua´u como la Juana de Arco, queriendo impartir justicia ndaje, pero era como si fuese limpiarse el culo y seguir cagando., cuando estos brasileños, sin autorización alguna, ya habían hecho de todo y facturado millones en concepto de entrada, que no sabemos cómo se repartieron la torta de la recaudación con la municipalidad de CDE y otras instituciones que se habrían quedado con algunas condon naciones.  Y estas son las autoridades que tenemos en Paraguay, que como esta fiscala, que ya tiene muchos peros, como el sonado caso Forex, como el enriquecimiento ilícito, donde de una casita de alquiler pasó a adquirir una propiedad muy costosa e incluso las fuentes aseguran que hoy vive en el country, con su hijo, el gordito y quién sabe, no sería de la mano de José Ortiz, HC o el propio Messer. ¡¡¡Porque el caso del lavado en CDE recién ahora se sabe muchos casos que esta fingía no ver, no escuchar y no conocer, siendo que ella era la fiscal del caso de lavado de dinero de muchas casas de cambio e inclusive, el Amambay!!!

comentario

comentario

Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

Catástrofe Sudaca de la historia

CIUDAD DEL ESTE (realidad fatídica, por Carlos Roa) Realmente los seres humanos tenemos qu…