¿Será José o será Canillas o simplemente fueron todos?

5
FOTO: Abogado Luis Fernando Canillas, uno de los planilleros de este gobierno.
FOTO: José Ortiz, el contador de las cuentas dudosas.

ATROPELLOS PARA JUSTIFICAR LA ENMIENDA

CIUDAD DEL ESTE (Política) Un país plagado de grandes vividores estafadores, bribones desalmados y saqueadores de un Paraguay que no consigue llegar a la superficie de la democracia porque hasta hoy día se encuentra sumergido en un lodazal de hipocresía, mentiras, vandalismo y hasta quieren exterminar a personas trabajadoras o aquellos que se les interponga con el afán de dilucidar las falcatruas y sinverguenzías de estos cirujas oportunistas que quieren “demostrar lo que no son honestos y patriotas”. Y muchos de ellos estarán en el contexto más abajo para que el pueblo paraguayo pueda discriminarlos donde fuera y como fuera.

 

Según los grandes opinólogos que vieron esta obra teatral sin precedentes del 31 de marzo de 2017, donde fue protagonista principal el asesinato de un joven liberal Rodrigo Quintana que salió a defender con valentía la libertad y la democracia de su país, en donde el diputado Edgar Acosta recibió un escopetazo en la boca por un representante del orden público, un desatinado volái, que evidentemente recibía órdenes. Y la quema del congreso, que se vio de una manera medio rara, porque frente al congreso estaba un pelotón de policías y los manifestantes estaban en frente en menor número y no había cómo pero sin embargo de repente los agentes del orden se replegaron. Y entonces la pregunta es ¿porqué se les facilitó el ingreso al congreso? Es muy simple, deducir esta cuestión, ahí seguramente vinieron las ordenes de los estrategas que a través de los celulares, daban las órdenes como operar, y uno de ellos sería el que los volái hagan brazo caídos, facilitando de esa manera que algunos de los presentes manifestantes, con otras intenciones o pagados por los politiqueros de turno para crear desorden, e ingresaran al Congreso y lo incendiaran. Y de una u otra manera tratar de eliminar a Robert Acevedo, presidente del congreso, uno de los que no quería acatar las ordenes de HC, para que éstos puedan perpetuarse como el tiranosaurio Stroessner, y robar, saquear, vilipendiar e incendiar a los pobres.

El guión de esta operación ya estaba en la mesa de operaciones, donde José Ortiz, Luis Fernando Canillas, el excomandante Críspulo Sotelo, hoy multimillonario, no se sabe cómo, pero sospecha el pueblo, la imprestable estafadora sin – vergüenza y lesbiana Lilian Samaniego, según fuentes, Enzo Cardozo, el que defraudó por 35 mil millones en el MAG, Juan Darío Monges, el gran negociador gua´u de comida para presos y muchos otros que hacen esta lista larga de los personajes que viven la vida gorda a través de la sin –verguenzía de los gobernantes de ayer y hoy que viven respaldados por la impunidad y que quieren demostrar transparencia con discursos baratos.

Muy bien se sabe que José Ortiz tiene un tic de autor intelectual para los hechos de exterminación, como aquel caso sonado donde supuestamente le habían secuestrado a César Cabral y éste ordenó a su pandilla de policías que están en la tabacalera, que figuran como guardias de la tabacalera y que según las fuentes estos son los gatillo fácil de su entorno y preparados para hacer los trabajos sucios, ya que cada uno de ellos circulan con vehículos de alta gama y el sueldo de los volái solamente da para comprar un escarabajo, dijo la fuente.  Estos serían los que eliminaron a todos los supuestos secuestradores de Cabral, pero uno quedó vivo, que pudo contar muchas cosas, que en breve tal vez podamos publicar, si es que vemos que éste sobreviviente dice cosa con cosa. ¿No sabemos como poner el nombre a esta tétrica obra teatral, guionada por los tembiguái de HC ¿Si… eliminar al presidente del Congreso Robert Acevedo? ¿Si exterminar con su posible contrincante en las internas generales a Efraín Alegre? ¿O simulemos un atraco de los pirómanos y la gran ejecución? Pero bueno, esta película tendría varios nombres, pero en el diario Abc Color se comenzó a dilucidar las conexiones de aquella noche para el sarambi en el congreso hasta el asesinato de un joven político chovy. Estos grandes sinvergüenzas tienen que ser escrachados de la sociedad, también sus familiares que gozan del dinero malhabido con negociados o supuestas licitaciones con algún hard rock hotel. Realmente el Paraguay está a punto de un colapso que puede llegar a una guerra civil como en Venezuela. Y ya no tenemos más a chapulín colorado para que pueda salvarnos, solamente el único que puede aliviarnos es ñandejara guasú que nos puede bendecir y que amanezcamos con la valentía de ese pueblo venezolano que sale a quejarse y no como la mayoría de los paraguayos que se quejan en sus casas. Amén!

comentario

comentario

Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

Una lección de cómo tratar a las mujeres en su periodo

CIUDAD DEL ESTE (realidad fatídica, por Carlos Roa) Una mañana Ramón notó, al bañarse, que…