El cobarde asesor de la intendenta del Este

1

KIKO CAR

MARIDO DE SANDRA QUEDÓ ESCONDIDO EN SU CAMIONETA

Vox populi del Este: la ciudadanía pudo ver y se murmura en las redes sociales, el puntín referente Kiko Zaca-Todo es un verdadero cobarde, ya que constantemente se pavonea de que él es el asesor ad honorem de la intendente Sandra McLeod, su señora esposa, esa mujer que le soporta hace tiempo para sus caprichos y que éste ndaje como premio, el día de la mujer, o sea, del zapatito rojo, la estaba moliendo a palos en su casa, que cavernícola este tipo, comentaron las damas esteñas reunidas en la plaza, preparándose para la marcha de mañana. Cuando las papas queman, éste cobarde se borra y queda a muchos metros de distancia de su esposa, quien se ve obligada a responder solita en los estados judiciales, como vimos días pasados, cuando Ña Tilapia acudió a tribunales en el marco de un juicio por difamación y calumnia, en donde una vez más este valiente concejal le dijo las verdades en la cara, sin temor a lo que le pueda ocurrir. Ah, acaso cuando se contrae matrimonio, el pa´i encargado de la obra teatral del casamiento, no hace esta pregunta: juras amar a tu esposa y entregarte a ella, y prometer serle fiel en las alegrías y en las penas, en la salud y en la enfermedad, todos los días de tu vida? Parece que kiko se olvidó o estaba divagando después de una sentata de fumata, dijeron las mujeres de la plaza, que se sintieron defraudadas por este caballero del caballo de madera de calesita. Ah, hablando de Calesita, con razón lo que dijo el otro día en las redes sociales Calé a éste: nde mariposón, porque el que le golpea a una mujer es un cobarde mariposón.

Y bueno, éstos son los puntines paraguayos que deambulan de norte a sur en este Paraguay querido y aguerrido, que con tantas riquezas los ciudadanos viven en la pobreza.

comentario

comentario

Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

Un Kit protector eficiente para el sistema digestivo

CIUDAD DEL ESTE (Salud, por Carlos Roa) Este es un mensaje para todos los lectores de la V…