Entregan la soberanía del país con acuerdos tramposos

49

¡¡¡EL TRAIDOR DE LA PATRIA, HC!!!

CIUDAD DEL ESTE (politiquería, por Esteban Roa) Horacio Manuel Cartes Jara pasará a configurar en las páginas Guinness de Inglaterra de ser el presidente más embustero y sin – vergüenza, caradura y vividor y sobre todo, estafador, según lo cataloga el periodista Enrique Vargas Peña, que lo conoce muy bien, y que sabe cada movimiento de las marañas que este hace en forma delincuencial, como varios casos publicados en su gestión y que gracias a la impunidad existente en nuestro país, manipulados por personas como Díaz Verón, exfiscal general del Estado y la actual, Sandra Quiñonez, acompañados de un clero de sin vergüenzas atornillados que se pasan vendiendo sentencias judiciales y apañando a diputados, senadores de sus fechorías, que son los ministros de la corte.

A esto se suman jueces, fiscales y la jauría de dipuchorros, senarratas y los supuestos empresarios que manipulan el costo y manejo de la vida cotidiana de los paraguayos comunes de este país. Mirando desde lejos y de soslayo lo que ocurrió con las tortuosas e inexplicables notas reversales firmadas o acordadas o sinverguenzeadas en la EBY, el acuerdo, iniciado con la expresidente argentina Cristina de Kirchner, hoy día procesada y acusada de monumentales robos al estado argentino y acompañada por su sucesor Mauricio Macri y el expresidente Horacio Manuel Cartes Jara, quien cometió traición a la patria, no se le puede juzgar en los tribunales porque no figura en nuestro código procesal penal, la única forma de castigarlo es con la condena social.

Caso contrario más una vez demostraremos que somos unos ciudadanos paraguayos inútiles, cobardes y cagones, que no tenemos el gen de aquellos históricos honorables excombatientes de la guerra del Chaco y la triple alianza.

comentario

comentario

Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

Un Kit protector eficiente para el sistema digestivo

CIUDAD DEL ESTE (Salud, por Carlos Roa) Este es un mensaje para todos los lectores de la V…