Feromonas, atracción fatal o te odio!!!

29

EL OLOR DEL CUERPO ES MÁS IMPORTANTE DE LO QUE SE PENSABA

CIUDAD DEL ESTE (los secretos del cuerpo humano, por Carlos Roa) Muchas veces en ocasiones de una plática entre compañeros/as nos preguntamos o comentamos la siguiente cuestión y sale uno a decir porqué no le querés a Thomas si nunca te hizo daño? Y ahí responde la cuestionada: y no sé, porque realmente nunca esta persona me hizo daño. Pero no encuentro el motivo de poder descifrar este enigma pero que hoy gracias a Dios a la tecnología y al periodista de este medio, que es muy curioso, creativo y versado que se pasa buscando los enigmas más misteriosos de las relaciones humanas. Porque la quiebra, la grieta o porque la atracción fatal. Y más una vez este señor me sorprende, porque descubrió, o sea, no es que descubrió, averiguó y después puso a conocimiento de todos los lectores de su medio y que el culpable de esta reacción química del cuerpo humano se llama la feromona, una sustancia química que exhala el cuerpo y lo convierte en un atractivo o en una rivalidad.

 

Solemos pensar que en el deseo sexual solo influye aquello que vemos, pero dejamos a un lado que nuestro cuerpo funciona de maneras complejas y que en la atracción sexual influyen además otros factores como el olor, el tono de voz, el contacto, entre otros, haciendo que todos los sentidos entren en juego. Seguro que has escuchado hablar de las famosas feromonas, pero ¿qué son? y más importante aún ¿cómo funcionan las feromonas en nuestro cuerpo? ¿tendrán algo que ver con la atracción sexual?

Las feromonas son sustancias químicas secretadas por el cuerpo de animales y humanos, en el reino animal se usan para comunicarse con miembros de una misma especie con el fin de enviar todo tipo de mensajes: desde señales de apareamiento hasta alertas o instrucciones.

Durante muchos años ha existido polémica respecto a si los seres humanos producimos o no feromonas y cuál es su utilidad.

Recientes estudios han comprobado que efectivamente el humano produce y percibe las feromonas. Varias investigaciones han podido llegar a la conclusión de que las feromonas actúan en casos concretos, por ejemplo cuando las mujeres que viven juntas sincronizan sus ciclos menstruales.

Estas sustancias químicas se secretan a través del sudor, por lo que algunas zonas de nuestro cuerpo son grandes puntos para percibirlas, por ejemplo detrás de las orejas, en el pecho o las axilas.

Pero lo que muchas personas no saben es que las feromonas no huelen, no tienen un aroma específico que pueda ser identificado por nadie. Las mismas son percibidas por el órgano vomeronasal, un auxiliar del olfato ubicado en el hueso Vómer, que está entre la nariz y la boca, y que cuenta con neuronas capaces de distinguir las sustancias químicas, como por ejemplo las feromonas.

Una vez que el órgano vomeronasal capta las sustancias químicas envía un mensaje al hipotálamo, ubicado en nuestro cerebro, lo que genera respuestas físicas y emocionales en el individuo, o al menos esto es lo que algunos científicos creen.

Se han encontrado casos concretos en los que actúan las feromonas, como el ejemplo del alineamiento del período menstrual en las mujeres o la trasmisión del miedo. Pero sin duda de lo que más se habla es de las feromonas en el deseo sexual, como responsables de que muchas veces nos sintamos sexualmente atraídos hacia alguien sin saber muy bien por qué.

Se trata de una forma más que utiliza nuestro cuerpo para comunicarle al otro nuestro deseo.

Se sabe que en los humanos las feromonas no funcionan de la misma forma que en los animales, y que aunque las mismas pueden influir en la atracción y el deseo sexual, contamos con otros medios para expresar el deseo, como por ejemplo el lenguaje corporal.

Sin embargo estas sustancias químicas siguen siendo motivo de muchos estudios, y actualmente la industria cosmética las incluye en muchos de sus productos con la finalidad de atraer sexualmente.

Las feromonas son una buena forma de explicar cómo muchas veces alguien puede resultarnos poderosamente atractivo o sexual sin que podamos explicar el por qué. Como hay olores en una persona que nos enloquecen, y partes del cuerpo, como detrás de las orejas, que nos cuesta mucho dejar de besar una y otra vez.

comentario

comentario

Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

Catástrofe Sudaca de la historia

CIUDAD DEL ESTE (realidad fatídica, por Carlos Roa) Realmente los seres humanos tenemos qu…