Paraguay tercer mundo, pero con salarios de primer mundo

47

ESCANDALOSOS SUELDOS A HARAGANES POLITIQUEROS

CIUDAD DEL ESTE (Economia, por Carlos Roa) Paraguay un país tercermundista y último de la escala pero con estipendios a funcionarios públicos y reparticiones estatales de primer mundo y una economía diseñada para la corrupción donde los principales virtudes tendrían que ser abonadas con un porcentaje mayor para la educación, salud, la vivienda y como broche de oro un trabajo digno para que ese ciudadano paraguayo pueda quedar establecido él y su familia en una realidad activa de beneficios y bienestar de un pueblo. Sin embargo esto en Paraguay ni siquiera se conoce en la realidad, en la imaginación sí hay y más todavía en el bla bla político, donde dicen prometemos que haremos, pero como siempre, nunca cumplieron, ni antes, ni ahora ni después.

Por ejemplo, un parlamentario gana 32 millones de guaraníes más 5 millones mensual para combustible, un vehículo, pasaje viáticos, vale de alimentación y hasta un canon especial cuando habrá un tipo de negociado y necesitan su voto, allí el maletín viene en dólares y pasa los 100 mil. Y solo trabajan dos veces por semana, hora de llegada cuando se le plazca, hora de salida cuando se le canta las pelotas. En el Congreso por ejemplo tenemos el “clan Carísimo”, liderado por la diputada María Carísimo (PLRA), quien metió a su hija Alba Rojas Carísimo con sueldo de 14 millones, a su hijo Edgar Daniel Carísimo, con sueldo de 13 millones, otro hijo Juan María Carísimo, con 3 millones, su nieta Zaida Rojas Domínguez, con 3 millones, su nuera Rosana Cañete, con casi cinco millones, su sobrino Aldo Raúl Duré casi cinco millones, su sobrina – nieta Liz Giselle Carísimo con 3 millones y su sobrino Enzo Medina Carísimo, con cinco millones.

Luego, los ministros de la Corte que ganan 40 millones de guaraníes y algunas dietas clandestinas y de yapa un plus para decir quien sale en libertad y quien se queda adentro, con horario de llegada no se sabe hora de salida tampoco. Ahora vienen los seccionaleros, como por ejemplo algunos ascensoristas del congreso, que ganan 20 millones mensuales y seguramente tienen dieta también, también están los hurreros con salarios de asesores, de 40 millones de guaraníes como los que están en las entes de Itaipy y Yacyreta.

Y lo que contaremos a seguir no es sorpresa, está la suegra, la tía, la abuela, el tío, el sobrino, la hermana, el compadre, el ahijado, ah, el vecino. Y claro, están también las amantes, entre ellas algunas niñeras que tienen jugosos salarios en un país subdesarrollado, tercermundista, donde la economía es para invertir al país, pero sin embargo son invertidos a estos canallas, para que tengan vida de rey mientras el laburante de sol a sol, en su periplo (itinerario) laboral es hora de llegada 7 de la mañana, hora de salida 6 de la tarde. Almuerzo, por si hay, salario voluminoso 2.041.000 lo que gana el verdadero trabajador y lo que gana el haragán que está todo el día sentado en el aire acondicionado cortejado por varias secretarias con bombachita de ñanduti para ver si no hay un plus. Son los directivos de las entes Angel María Recalde de Yacyreta y James Spalding de Itaipu que ganan por sentarse a mirar gua´u 120 millones de guaraníes mensual. Y claro, tendrán algunos plus´i aparte. Lo más tétrico, un economista sentado en una silla de alto voltaje del Paraguay, así como el otro, Angel María Recalde, un electricista controlando los voltios monetarios que serán distribuidos para la comilanza de estos déspotas que tienen sueldos astronómicos sin hacer nada.

Y este es el país del cual se está beneficiando Horacio Cartes, José Ortiz y sus secuaces. Y cuando se retiren seguramente que los que vienen no se van a importar en imputarlos y sacarles todos los bienes malhabidos que compraron a nombre de otros, pero que se sabe a vox populi, ¿verdad Sol del Paraguay?

comentario

comentario

Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

Catástrofe Sudaca de la historia

CIUDAD DEL ESTE (realidad fatídica, por Carlos Roa) Realmente los seres humanos tenemos qu…