La hipocresía discursiva de los sucios politiqueros de este país

23

LOS BRAVUCONES GALLINAS DE LA ACTUALIDAD PARAGUAYA

CIUDAD DEL ESTE (Política) Después de 35 tristes años de dictadura, por fin en el año 1989 vino en Paraguay la democracia. Y hoy 28 años de esta fecha memorable el Paraguay los habitantes de este país creían que esto sería para nosotros los paraguayos el bienestar, el trabajo, la salud, la educación, las viviendas, o sea, que estaríamos viviendo por fin como ciudadanos con dignidad y respeto de las autoridades de turno que acompañarían a sus compatriotas en el bienestar social económico y que las políticas sociales sean practicadas con efectividad y honestidad. Pero sin embargo hoy después de estos 35 años de blanquearnos de la dictadura, el Paraguay está cada día más agobiado por los asaltos, motochorros, secuestros, contrabando, piratería, evasión, lavado, tráfico de drogas, que sólo benefician a los grandes y conocidos politiqueros de este país. No hace falta decir los nombres porque vox populi o el secreto a voces ya lo tienen identificado en toda su extensión.

Y esto nos hace recordar de aquella vez en Jerusalén cuando Poncio Pilatos preguntó a la multitud, a cual de los 2 quereís que suelte, a Jesús a Barrabás? El pueblo contestó “a Barrabás, el ladrón”, según Mateo 27:17. Pasaron más de dos mil años y el pueblo sigue eligiendo a los ladrones. Y más una vez nos preguntamos dónde está lo que siempre aprendimos de los primeros días de clase y las fechas históricas en los desfiles estudiantiles, cívico militares donde vemos algunos ancianitos vestidos con el uniforme del soldado paraguayo y muchos de los parientes al verlos se les escapa una humedad de los ojos porque estos fueron los grandes guerreros y valientes hombres que tuvo el Paraguay. Digo que tuvo, porque según hoy día vemos paraguayos cobardes y gallinas que solo saben quejarse en sus casas. Como podríamos adquirir genes venezolanos que salieron a la calle un día y ahí se quedaron y no salieron a pasear y sí salieron a derrocar a los grandes sin – vergüenzas de ese gobierno y están ahí duela a quien le duela y si hay que dar la vida, no escatiman porque por lo menos saben bien que sus descendientes tendrán una vida mejor.

Sin embargo la mayoría de los paraguayos salimos a quejarnos una hora, mostrando gua´u que estamos revoltados, pero la mayoría es para la selfie nomás y no realmente la protesta contra estos grandes sin – vergüenzas empotrados en los 3 poderes del Estado, donde estos hacen festín con el dinero público para comprar shopping Arena, avioncito de 13 millones de dólares, la cadena de empanadas Santa Fe para ubicar sus empresas de transporte a funcionarios de Itaipu, Sol del Paraguay para comprarse todo lo que nunca tuvieron pero simularon en las antípodas ser empresario de 25 a 30 empresas de portafolio, como aquel local que figura como dirección de las empresas en Las Carmelitas, en una casa blanca de 2 pisos, donde a veces se refugia un tembiguai conocido como Federico Montanía. Por eso decimos y agregamos a ese texto las expresiones de hipocresía discursiva.

 

comentario

comentario

Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

Una lección de cómo tratar a las mujeres en su periodo

CIUDAD DEL ESTE (realidad fatídica, por Carlos Roa) Una mañana Ramón notó, al bañarse, que…