UNA REFLEXIÓN ACERCA DE LA CRIANZA

LOS HIJOS CRECEN PERO NO DEJAN DE SER HIJOS

25

 

CIUDAD DEL ESTE (Reflexión, por Carlos Roa) En la tarea de ser padres nadie nos enseña cómo hacerlo, cómo ser con nuestros hijos, ni cómo serán ellos, tratamos de dar lo mejor con la esperanza de no estar tan equivocados y al mismo tiempo sintiendo siempre que pudimos haberlo hecho mejor pero que no lo hicimos, una culpa que crece a medida que los hijos crecen y hasta que un día ellos mismos te hacen saber que ya no te necesitan tanto como antes, y nos quedamos ahí sin saber cómo actuar, los obligamos a nuestra presencia o los dejamos probar un bocado del mundo confiando en que dimos los suficiente para que puedan emprender vuelo por sí mismos. Esta reflexión lo explica todo.

Cada año los papás de Martín lo llevaban con su abuela para pasar las vacaciones de verano, y ellos regresaban a su casa en el mismo tren al día siguiente. Un día el niño les dijo a sus papás: “Ya estoy grande ¿puedo irme solo a la casa de mi abuela?”.

Después de una breve discusión los papás aceptaron. Están parados esperando la salida del tren, se despiden de su hijo dándole algunos consejos por la ventana, mientras Martín les repetía: “¡Lo sé! Me lo han dicho más de mil veces”.

El tren está a punto de salir y su papá le murmuró a los oídos: “Hijo, si te sientes mal o inseguro, ¡eso es para ti!” Y le puso algo en su bolsillo.

Ahora Martín está solo, sentado en el tren tal como quería, sin sus papás por primera vez. Admira el paisaje por la ventana, a su alrededor unos desconocidos se empujan, hacen mucho ruido, entran y salen del vagón.

El supervisor le hace algunos comentarios sobre el hecho de estar solo.

Una persona lo miró con ojos de tristeza. Martín ahora se siente mal cada minuto que pasa. Y ahora tiene miedo. Agacha su cabeza… se siente arrinconado y solo, con lágrimas en los ojos.

Entonces recuerda que su papá le puso algo en su bolsillo, temblando, busca lo que le puso su padre. Al encontrar el pedazo de papel lo leyó, en él está escrito: “¡Hijo, estoy en el último vagón!”. Así es la vida, debemos dejar ir a nuestros hijos, debemos confiar en ellos.

Pero siempre tenemos que estar en el último vagón, vigilando, por si tienen miedo o por si encuentran obstáculos y no saben qué hacer. Tenemos que estar cerca de ellos mientras sigamos vivos, el hijo siempre necesitará a sus papás.

 

comentario

comentario

Mira además

DE OCHO BALAZOS ASESINAN A PASTOR FRENTE SU LOCAL DE CULTOS EN JARDÍN AURORA

PEDRO JUAN CABALLERO (Enviado Especial)  Otro aparente homicidio por encargo se perpetró a…