Payo Cubas, un patriota con méritos de ser acompañado por el pueblo

176

UNO DE LOS POCOS CON AGALLAS PARA ENFRENTAR A CORRUPTOS

CIUDAD DEL ESTE (realidad fatídica, por Carlos Roa) Esta sorprendente actuación de un nuevo justiciero en el Congreso quien con un simbólico cinturón oficializando el castigo o el chachá a los corruptos está dejando mucha esperanza al pueblo paraguayo. parece que surgió así como el ave Fénix de las cenizas un pundonoroso que quiere que sus compatriotas puedan ser tratados como tales y no amenazados por un mediocre diputado Portillo que balbucea en sus pequeños monólogos que suele proferir gracias a los medios faranduleros, que quieren escuchar el chiste de la semana, donde éste sale a decir vyroreí y sandeces de todo tipo.

Indudablemente estábamos esperando la llegada de un verdadero patriota que tenga los pantalones bien puestos, como lo es el senador Paraguayo Cubas. Muchos no están conformes con sus métodos, pero les podemos asegurar que es la única forma de introducir cambios en el país. Ojalá la ciudadanía no le acompañe solamente desde la cocina con plagueos, sino salga a las calles y le acompañe en esta cruzada nacional contra la corrupción, la impunidad y el bandidaje. Ya es hora de hacer volar a todos los corruptos, ya sea el Congreso, de los ministerios, de las gobernaciones, municipales, binacionales y principalmente, de los juzgados, las unidades fiscales, e incluso a Corte Suprema de Justicia.

Aunque a muchos les molesta, Paraguayo Cubas es hoy el hombre más aplaudido en las redes sociales por los ciudadanos paraguayos de bien. Está bien que lo apoyen desde internet, sin embargo, necesitamos que lo apoyen en las trincheras, en el campo de batalla, donde está luchando contra los grandes titanes de la corrupción como el  clan Daher, Zacarías Irún, Bogado y muchos otros que todavía faltan ser desterrados. Que sea este el comienzo del fin, principalmente del clan Zacarías, que hace años nos viene fustigando con sus egolatrías.

 

comentario

comentario

Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

Una lección de cómo tratar a las mujeres en su periodo

CIUDAD DEL ESTE (realidad fatídica, por Carlos Roa) Una mañana Ramón notó, al bañarse, que…