INDIGNACIÓN GENERALIZADA POR LAS DECLARACIONES DE PERITOS SOBRE EL ASESINATO DE FERNANDO BÁEZ SOSA

19

 

CIUDAD DEL ESTE (Internacionales, por Redacción) El trágico sucesos que venimos acompañando a nivel país de los sucedido con el joven Fernando Báez Sosa quien fue asesinado el 18 de enero del año 2020 en Villa Gesel, Argentina, hijo de inmigrantes paraguayos oriundos de Carapegua, Graciela Sosa y  Silvino Báez, que emigraron al país vecino en busca de un futuro mejor para ellos y para su hijo. Hace dos semanas se viene desarrollando el juicio del cual se espera tener un veredicto final el 31 de enero de este año. Resulta muy indignante para toda la sociedad de bien que acompaña este caso que aflige a nuestros compatriotas ver como las audiencias van siendo cada vez más miserables en busca de la libertad o la menor pena posible para los acusados, recordemos que hay ocho imputados actualmente que tienen demostrados su participación en el brutal ataque contra el joven Fernando, donde mientras algunos lo golpeaban a puños y patadas otros se encargaron de formar un muro humano para impedir que Fernando sea ayudado o defendido por sus amigos.

En las declaraciones de ayer, que probablemente fue el último día de audiencia se presentaron dos peritos, médicos forenses,  Juan José Fenoglio y Jorge Rodolfo Velich, quienes fueron llamados por el abogado defensor de los imputados, Hugo Tomei, estos peritos se encargaron de cuestionar el informe de la autopsia y de poner en duda que la muerte del joven Fernando fue por causa de los múltiples golpes recibidos en el cuerpo y sobre todo en la cabeza, donde se encontró una de las más impactantes evidencias que fue la marca del champion del acusado Máximo Thomsem, también indicado como líder de este grupo de vándalos.

Realmente miserable las declaraciones, principalmente del dr Juan José Fenoglio quien despertó la impaciencia hasta del mismo tribunal que en última instancia reaccionó de forma contundente indicándole que responda a las preguntas formuladas por la fiscalía solamente con “Si” o “no”, sin embargo el perito se empeñaba en querer justificar sus palabras dando explicaciones técnicas que más parecían querer confundir a la audiencia. Entre las barbaridades que dijo algunas fueron que una persona con traumatismo de cráneo generalmente no muere en el lugar, a pesar de que Fernando Báez tardó al menos 30min en ser trasladado a un centro médico, también que no podían determinar la causa de muerte, a pesar de que incluso el padre de Fernando, Silvino Báez declaró ante la prensa que su hijo estaba anotado como donador de órganos y que ni eso pudieron hacer porque todos sus órganos vitales estaban reventados a causa de los golpes.

En fin, la defensa de los rugbiers acusados de asesinar a este joven hijo de paraguayos, solamente está tratando de desestimar las múltiples pruebas que complican a su defendido, sembrando la duda en la audiencia y de esta forma quizás conseguir la pena mínima e incluso la libertad para estos asesinos.

Desde esta redacción queremos presentar nuestra solidaridad y apoyo a esta familia que se encuentra desgarrada y sobre todo instar a los paraguayos que nos leen a solidarizarse también con nuestros compatriotas, aunque sea en la distancia exigir también nosotros Justicia para Fernando!

Gracias a Dios este hecho no ocurrió en Paraguay pues sabemos que la historia sería muy diferente, no solo porque en nuestro país no contamos con peritos y menos peritos calificados, sino que la mayoría sobre todo médicos son simplemente profesionales de cartulina, los que acompañamos el caso estamos incluso muy complacidos con el trabajo realizado por la policía bonaerense que fueron quienes llevaron la mayor carga en la investigación y tenemos la fe puesta en que el organismo judicial también realizará su trabajo de forma ejemplar, esto será un enorme alivio para la comunidad paraguayo-argentina.

 

comentario

comentario

Mira además

CAMIONES MUDANZA CON FONDO FALSO TRAFICAN PABILOS FUMATELLICOS

CIUDAD DEL ESTE (Contrabando, por Carlos Roa) Realmente sorprendente las imaginaciones de …